MICROCHIP

 

¿Qué es el Microchip?

Es un sistema electrónico de identificación animal. Éste está formado por dos partes; una es el microchip en si y otra es la cápsula por la que está cubierto. Ésta cápsula es un vidrio suave y biocompatible (no provoca alergías), que es tan pequeña como un grano de arroz.

¿Qué beneficios tiene un Microchip?

Los beneficios de un microchip son varios, si su mascota se pierde, él o ella pueden ser fácilmente identificados con un microchip. Así puede usted corroborar sin ningún tipo de problema que es el titular de la mascota, ya que se es imposible falsear los datos del microchip. A diferencia de las etiquetas que se ponen en los collares que son fáciles de retirar, en el caso de robo, los microchips son imposibles de sacar del animal, lo que hace que sea una alternativa segura y permanente que le da a nuestras mascotas la oportunidad de poder regresar a casa. Cada microchip tiene un codigo único, así que se es imposible algún tipo de confusión mediante el lector.

¿Cómo, quién y cuándo se debe implantar el microchip al animal?

Éste proceso debe ser llevado a cabo por un médico veterinario capacitado. El veterinario introduce la cápsula en el cuerpo del animal, a la altura de la nuca, mediante un inyector (similar a un trocar) que, por medio de un émbolo, la empuja una vez atravesada la piel. Para poner el microchip se aconseja esperar que el animal tenga 6 u 8 semanas. Después de ésta edad, se puede implementar en cualquier momento. 

IMPORTANTE: Asegurese que los datos proporcionados al veterinario sean exactos, ya que ésta información es la que se quedará registrada en la base de datos y la que se utilizará en caso de pérdida del animal. Si se produjera un cambio de propietario o de domicilio, debe usted ponerse en contacto con su veterinario, que le hará firmar los impresos correspondientes, para que el cambio figure en la base de datos. A efectos legales, el propietario del animal es el que figure en el microchip.