FeLV (VIRUS DE LA LEUCEMIA FELINA)

 

La Leucemia felina, es una infección muy contagiosa distribuida mundialmente que afecta exclusivamente a los gatos. Es la causa más común de muerte en gatos, en especial donde viven en grupos. Puede provocar tumores, anemia, disminución de los glóbulos blancos y de las defensas, de manera que el sistema inmunológico empieza a fallar dejando al gato sin la posibilidad de defenderse ante cualquier enfermad. El FeLV se transmite a través de la saliva, peleas, compartir platos, por contagio intrauterino, sangre, orina, lágrimas y leche, teniendo como consecuencia que el gato infectado no debe entrar en contacto con gatos no infectados. El período que va desde que el gato se contagia hasta que comienzan los síntomas más grave es largo (alrededor de 5 años). Sus síntomas no son específicos pueden varias según el gato: malestar general, pérdida de peso, fiebre, vómitos y diarrea. Los machos son más propensos a contraer ésta enfermedad, de la que actualmente no hay cura.

 

El pronóstico de la leucemia felina es fatal, la gran mayoría de los gatos mueren a los pocos meses de manifestarse los signos clínicos. Más de la mitad de los gatos que son portadores crónicos morirán dentro de 3 años.

 

La enfermedad inicial usualmente dura de 2 a 16 semanas. Algunos gatos además de tener signos de fiebre, constipación y/o diarrea, desarrollan nódulos linfáticos agrandados o membranas mucosas pálidas por la anemia, ésta puede ser no regenerativa o regenerativa, el pronóstico en ésta última puede ser mejor.

 

Un pequeño número de gatos desarrollan cáncer meses o años después de la exposición. El Liposarcoma (tumor maligno) es la variedad más común. Una o más masas que no causan dolor pueden palparse en el abdomen. Puede haber agrandamiento de los nódulos linfáticos en la ingle, axila, cuello o pecho. El cáncer puede diseminarse a los ojos, cerebro, piel, riñón y otros tejidos que producen una variedad de síntomas.

Gato positivo a FeLV con un Osteocondroma. Se trata de un tumor benigno, pero a veces puede provocar compresiones de órganos importantes, como en el caso del ojo y la cavidad nasal de éste gato.

Radiografía anteroposterior del tórax de un gato con Liposarcoma mediastinal. Se aprecia una importante masa en la región mediastinal que desplaza caudalmente corazón y pulmones y provoca derrame pleural.

Existen varias pruebas de sangre disponibles para saber si el gato está infectado, si es probable que sea infeccioso a otros gatos, y si puede o no desarrollar un tumor relacionado al virus. Los laboratorios comerciales también ofrecen análisis adicionales incluyendo PCR (reacción de cadena de polimerasa), que es el mismo metódo que se usa para detectar el VIH en humanos, entonces hace que éste sea mucho más específico que otros métodos de análises. 

 

Cuando se diagnóstica la enfermad en la fase temprana, hay medios de ofrecer alivio al animal con la administración de esteroides, antibióticos, suplementos de vitaminas y minerales, transfusiones y medicinas contra el cáncer. Los gatos que responden a los medicamentos pueden estar más cómodos y sus vidas pueden ser prolongadas, aunque seguirán infectados y podrán contagiar a otros gatos. 

 

Actualmente se creó una vacuna (virus activo o inativo) preventiva para la Leucemia Felina, que es muy recomendada por algunos veterinarios. Aunque, aún está en pruebas y no se sabe con certeza cuán efectiva es. Sin embargo, se han registrado muchas reacciones no deseadas en los gatos por la aplicacíon de ésta vacuna en particular, donde en la mayoria de los casos el pronóstico es la muerte.

OBSERVACIÓN

TODA LA INFORMACIÓN DE ÉSTA PAGINA ES MERAMENTE INFORMATIVA, NO REEMPLAZA EL DIAGNÓSTICO DE UN MÉDICO VETERINARIO.