FIv (VIRUS INMUNODEFICIENCIA FELINA)

 

¿Qué es el FIv y cómo causa la enfermedad?

El virus de la inmunodeficiencia, afecta a las células del sistema inmunológico (glóbulos blancos o leucocitos) destruyéndolos o dañándolos. Esto causa un deterioro gradual de la función inmunológica del gato. El sistema inmune es muy importante en la lucha frente a las infecciones y el control del cuerpo sobre las células cancerosas. Así los gatos infectados por FIv presentan un alto riesgo de enfermedades y de infecciones por otros virus, bacterias y parásitos como Toxoplasma Gondii o Hemoplasmas (parásitos que causa anemia). Los signos clínicos más comunes a la infección son: gingivitis/estomatitis, pérdida de peso, disminución del apetito, fiebre, inflamación en los ojos (conjuntivitis), nódulos linfáticos aumentados, vómitos y diarrea. Aunque en la fase temprana de la infección puede no causar signos aparentes de enfermedad.

 

Foto izquierda gato con Gingivitis/estomatitis. Foto derecha gato con Conjuntivitis.

¿Cómo se diagnóstica el FIv?

El diagnóstico se hace mediante un análisis de sangre. El test detecta la respuesta inmune frente al virus (anticuerpos). Si el test es positivo, es que el gato ha sido infectado por el virus. Pueden aparecer falsos positivos o negativos por distintos motivos. Por ejemplo, los anticuerpos al virus presente en la sangre de una gata infectada pueden pasar a través de la leche a un cachorro no infectado y dar un falso positivo. Los gatos menores a 4 meses que dan positivos se tendrán que testear de nuevo a los 6 meses de edad. Los laboratorios comerciales también ofrecen análisis adicionales incluyendo PCR (reacción de cadena de polimerasa), que es el mismo metódo que se usa para detectar el VIH en humanos, entonces hace que éste sea mucho más específico que los análises de sangre. 

 

¿Cómo ha contraído mi gato ésta infección?

El FIv se transmite principalmente por mordisco. Los gatos con historiales de peleas y absesos producidos por mordisco tienen un mayor riesgo de ser diagnosticados como positivos al virus, el riesgo de infección puede disminuir esterilizando el gato (castración), y por ninguna razón dejar que el gato tenga acceso al exterior de la casa, con excepción si tiene un patio apropiado y protegido para su mascota. Los cachorros pueden infectarse al nacer, probablemente a través de la carga de virus presente en la leche materna. Alrededor de un cuarto de un tercio de los cachorros que nacen de una madre infectada contraerán el virus. Las conductas sociales como el acicalamiento tienen mucho menor riesgo de transmitir el FIv. 

 

¿Mi gato puede contagiarme FIv?

No. El virus de la inmunodeficiencia felina, es específico de especie. Sólo infecta a gatos. Aunque el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) pertenece a un grupo similar de virus que el FIv, no hay riesgo de infección cruzada.

 

¿Existe algún tratamiento?

Una vez infectado con el virus el gato permanecerá infectado el resto de su vida. Sin embargo, las infecciones secundarias pueden ser tratadas de forma efectiva con antibiótico, pero no hay un tratamiento específico para el virus. Se han tratado algunos gatos con medicamentos para el sida humano como el AZT con éxito limitado. El interferón felino parece demostrar mejor efectividad en el control de los síntomas y algunos extractos de plantas (550mg diarios de evening primrose oil), junto con ácidos grados esenciales y vitaminas, que se cree que ayuda principalmente en los estadios más tempranos de la enfermedad.

 

¿Mi gato infectado necesita sus revacunaciones?

Si. Es importante seguir llevando al gato al veterinario para sus vacunaciones. Los gatos infectados por FIv, como ya sabemos, son más vulnerables a las infecciones por otros virus. Si se contagian, la enfermedad es más grave de lo que sería en los gatos sanos.

 

A mi gato le han detectado el FIv entonces... ¿Tiene el SIDA felino?

El ser positivo a FIv simplemente significa que el gato se ha infectado con el virus de la inmunodeficiencia felina (FIv). Estar infectado con FIv no es lo mismo que tener sida felino. El sida felino describe sólo las fases terminales de la enfermedad asociada a la infección que puede producirse años después.

 

¿Cuál es el pronóstico a largo plazo para un gato infectado?

No siempre es posible establecer el pronóstico a largo plazo de los gatos positivos. Lo normal es que el transcurso de la enfermedad comience con una fase asintomática de la enfermedad (en la cuál no hay signos externos de estar enfermo), que dura muchos años hasta que desarrolla el sida felino con signos de enfermedad.

OBSERVACIÓN

TODA LA INFORMACIÓN DE ÉSTA PAGINA ES MERAMENTE INFORMATIVA, NO REEMPLAZA EL DIAGNÓSTICO DE UN MÉDICO VETERINARIO.